Tarbos Beagle

Tarhacana Beagle

Tarhacana punto y seguido de Altajara

Enero del 2017 es una fecha muy importante y especial para mí en lo que a mi trayectoria y vida en el mundo canino y del Beagle se refiere.

Tras muchos años criando bajo el afijo de Altajara, comienzo mi proyecto con mi nuevo afijo, Tarhacana. Espero seguir contando con todos mis amigos y con la calidad de mis perros para seguir cosechando los mismos éxitos o más con este nuevo nombre. He depositado mucha emoción y ganas en este nuevo proyecto.

Os cuento un poco de mi historia:

Soy Manolo, un aficionado al mundo de los perros y muy especialmente a la raza Beagle y esta es mi historia:vivo en Trebujena, un agradable pueblo de la provincia de Cádiz de unos 7000 habitantes, el cual os invito a visitar destacando sus increíbles mostos, sus magníficas fiestas patronales y sobre todo la idiosincrasia de los trebujeneros.

En estas líneas tratare de contaros, lo mas brevemente posible, como llegó a mi esta increíble afición a las exposiciones de belleza y a la cría de estos maravillosos y encantadores perros beagles.

tarhacana-beagle-emmanuel

He tenido perros desde hace más de 20 años, aunque al vivir en un pueblo pequeño, siempre he estado rodeado de ellos, sino era el perro del vecino, era el del abuelo o de algún otro amigo.

El primer perro que llego a mi casa fue un Fox Terrier de pelo duro, comprado con mi hijo  Manuel, en la famosa Alfalfa de Sevilla. Tras el fallecimiento de esta cariñosa y divertidísima perra, fue cuando conocí a Francisco Caro, buen amigo con el que he llegado a criar esta raza e iniciarme en el mundo de las exposiciones de belleza.

Fox Terrier de pelo liso:

Antes de la cría de Beagles comenzamos creando el afijo Altajara. Entonces adquirimos nuestras 2 primeras perras, con las que con mucha ilusión y trabajo, iniciamos nuestra andadura en el mundo de las exposiciones de belleza. Estas perras eran de la raza Fox Terrier de pelo liso del afijo Abadene, del que es hoy mi buen amigo Mikel. El paso por esta raza fue un poco fugaz, llegamos a hacer varias camadas y sin duda mejoramos la calidad de nuestros Fox, prueba de ello fue que hicimos varios Campeones de España y Gibraltar.

De las visitas a las exposiciones de belleza con nuestros Fox, siempre me llamaba la atención la raza de perros Beagle, con ese carácter dulce, conciliador y esa mirada cautivadora me tenían enamorado.

Comienzo de Tarhacana:

Por tanto, al cabo de un tiempo, decidí iniciar mi andadura en el mundo del Beagle.

A través de los Fox, conocí a varias personas muy importantes en el mundo del perro, estas personas son Ignacio García y Raúl Valgreen, propietarios del afijo Nugabe. Ellos aún conservan algunos perros de su etapa como criadores de esta raza, aunque no estaban presentando en las exposiciones de belleza, la calidad de sus ejemplares no se podía poner en duda.

Emmanuel

Un buen día adquirí un cachorro de Beagle (Emmanuel), que me proporcionaron estos amigos de Zaragoza, por ello y todo el tiempo que me han dedicado en múltiples conversaciones telefónicas, desde aquí, quiero darle las gracias por guiarme siempre por el buen camino.

Esta senda, me ha llevado a mi gran objetivo, criar perros sanos, elegantes, con un carácter maravilloso y sobre todo, personalmente hablando, muy bonitos dentro del ‘estándar’ por el que se rige la raza.

Con mucho esfuerzo y dedicación, he conseguido numerosos campeones de belleza en diferentes países como podéis ver en este sitio, en el apartado de Mis Campeones.

Continuo criando con la misma ilusión con la que comenzé hace ya muchos años. Mi propósito desde el primer día es obtener ese carácter cariñoso y tierno, perros totalmente saludables y adecuándome al estándar de la raza que nos fija la FCI.

Mi vida como criador:

De mi vida como criador de beagle y presentador me quedo con los múltiples amigos y los momentos compartidos en las exposiciones de belleza (no todos buenos), me quedo con esas conversaciones durante los almuerzos, cenas, etc.

Como no de perros, me quedo con el cariño que uno siente por cada uno de mis ejemplares y el mal cuerpo que nos queda cuando uno de ellos nos abandona de repente, me quedo con no dormir una noche entera durante un mes cuando tengo una camada, me quedo con llorar de frustración cuando una perra aborta o mueren los cachorros de una camada, me quedo con la preocupación cuando uno de mis perros se pone enfermo, me quedo con ir al trabajo los lunes después de una exposición sin apenas dormir, pero sobre todo, me quedo con la fidelidad y el amor que mis Beagles me demuestran cada día cuando llego a casa, y esa relación tan especial que hoy día tengo con cada uno de ellos.

Como os comentaba anteriormente, yo, tras muchos años criando bajo el afijo Altajara dejo atrás este nombre y paso a criar bajo mi nuevo afijo, Tarhacana. Nombre muy ligado a mi lugar de origen y al de mis perros.

Sin más, me despido de vosotros y os invito a explorar mi Web y a disfrutar y espero que a conocer algo más de esta fabulosa raza.